Curriculum Vitae: 7 Errores fatales
Curriculum Vitae: 7 Errores fatales

Curriculum Vitae: 7 Errores fatales

Un buen Currículum Vitae te abre las puertas de las mejores empresas y de los puestos de trabajo más desafiantes. Es obvio, ¿no? Igual de obvio es el hecho de que los errores o las aproximaciones reducen en gran medida sus posibilidades de atraer a un reclutador. Está claro que un cuidado extremo en la redacción de su CV es esencial para que tenga éxito a la hora de conseguir entrevistas. Estos son los siete peores errores que puedes cometer en tu cv:

#1: Errores de descuido Los errores gramaticales o las aproximaciones dan inmediatamente una muy mala imagen: das la impresión de que te falta rigor o atención. Para evitar este escollo, asegúrate de que no sólo pides que te corrijan los textos de tu entorno, sino que también utilizas sistemas de corrección automáticos. Por último, revisa varias veces en el ordenador y en el papel.

#2: Una mentalidad negativa A lo largo de la carrera, es habitual haber tenido que soportar a un «mal» jefe. Sin embargo, no lo mencione en su CV o carta de presentación. Mencionarlo será perjudicial, ya que te identificarán como un empleado potencialmente problemático.

#3: Mentir Cualquier mentira es descalificante en un proceso de selección. Por eso, en tu CV, cada palabra cuenta y no caigas en la tentación de adornar una experiencia o decir que tienes un título si no lo tienes. Hoy en día, los reclutadores realizan comprobaciones de referencias cada vez más exhaustivas. Así pues, incluso una «pequeña» mentira llevará a la empresa a dudar de ti y, por tanto, a no seleccionarte!

#4: Envía siempre el mismo CV ¡Cada empresa (y, por tanto, sus necesidades) es diferente! Por lo tanto, enviar el mismo CV una y otra vez es contraproducente, ya que no estás destacando la experiencia y las habilidades que probablemente interesen al reclutador. Por lo tanto, asegúrate de entender lo que requiere el puesto y relaciona las habilidades y experiencias significativas. Intenta también demostrar que entiendes las expectativas de la empresa utilizando su lenguaje cuando expliques tu formación o tus ambiciones.

#5: ¡Habla de dinero! Es mejor no mencionar tus expectativas salariales si el reclutador no te ha pedido específicamente esa información. Mencionar el salario o las primas en su CV puede parecer presuntuoso y no será bien recibido por la empresa. De hecho, es aconsejable esperar a la entrevista de trabajo y al momento en que el reclutador te haga la pregunta. A la hora de negociar, asegúrate de no centrarte sólo en lo que quieres conseguir, sino también de comprender la posición de tu entrevistador.

#6: Falta de precisión Sobre todo si pretendes ocupar un puesto directivo, debes tener cuidado de ofrecer una comunicación clara y concisa. Las frases enrevesadas o las expresiones inútiles le harán, la mayoría de las veces, un flaco favor, al igual que las fórmulas «de choque», jergales o «prefabricadas» que no aportan ningún valor. Saber expresarse con sencillez es señal de una personalidad que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo.

#7: Añadir información innecesaria A muchos candidatos les resulta difícil ordenar y priorizar la información, así como incluir ciertos elementos.

Tenga en cuenta que datos como su fecha de nacimiento o su estado civil no son necesarios, ni siquiera aconsejables: son sus diversas aptitudes y experiencias las que deben tenerse en cuenta.

Entra en nuestra sección de Empleo en: