¿Cómo gestionar un equipo bajo presión?
¿Cómo gestionar un equipo bajo presión?

¿Cómo gestionar un equipo bajo presión?

La transición de una empresa puede amplificar el ruido del corredor. Y antes de que no pudiera elaborar un plan de comunicación, la historia ya habrá experimentado varias versiones. Es por esto que una compañía a punto de sufrir una perturbación, positiva o negativa, debe abordar inmediatamente la gestión del cambio de cambio. Y no se limita a una propuesta universal simple.

La percepción del cambio puede variar dependiendo de los empleados, con diferencias a menudo de una naturaleza generacional. Especialmente en términos de adaptabilidad.

Los gerentes pueden aplicar las siguientes tácticas para ayudar a sus empleados.

Comunicarse, comunicar, contactar

La comunicación siempre debe ser la prioridad absoluta. Implicar a los empleados tan pronto como los objetivos y las prioridades evolucionan. Incluso si no tiene todos los detalles, comparta la información máxima potencialmente útil para su equipo. Y no tengas miedo de buscar opiniones sobre la situación. Ayuda a nuestros 7 consejos a comunicarse con su equipo.

Mostrar transparencia

Sus empleados interpretarán el tono que usas y percibes cualquier falta de honestidad hacia ellos. Explíqueles qué cambio implicará, incluidas las expectativas al equipo a nivel global e individual. Si el cambio apunta a traer cosas positivas a sus empleados, asegúrese de que lo comuniquen desde el principio. Esto les ayudará a sentirse más invertido y aceptándolo.

Centrarse en el éxito

Todos tienen un papel que desempeñar en la conducción del cambio. Es un esfuerzo de equipo. Como gerente y líder, no dude en celebrar las victorias en el camino para motivar a sus equipos.

Continuar la comunicación

Esto puede parecer redundante, pero la comunicación es verdaderamente la clave para cualquier cambio. Después de la implementación de un cambio importante (ya sea que sea una adquisición de fusión o un cambio de organización), probablemente necesitará iniciar un nuevo capítulo de comunicación con sus empleados. También puede necesitar capacitación o proporcionar soporte adicional, que también deberá presentarse.

Como gerente, es esencial adoptar un enfoque proactivo, reflexivo y estratégico para cada cambio. Esto facilitará enormemente el resto.

Finalmente, no olvides: «No es el cambio de miedo a las personas, sino la idea que lo hacen» (Seneca).